El Valle de las Ánimas es un Remanente Natural

Por Liliana Aguirre F.


“Los majestuosos farallones del Valle de las Ánimas son una remembranza del pasado y de los procesos geomorfológicos que se vivieron desde la época terciaria”, explica la arquitecta y catedrática Daisy Rodríguez, quien se ha dedicado al estudio pionero de los remanentes naturales.

Aquellos lugares donde no ha llegado la urbanización de la ciudad y por lo tanto no ha alterado su biodiversidad se llaman remanentes naturales.

“Los remanentes son la memoria del paisaje natural”, precisa Rodríguez durante una ponencia al grupo Salvemos el Valle de las Ánimas.

Para muchos de los integrantes del grupo, el Valle de las Ánimas es un sitio mágico porque nos transporta a un lugar donde la fuerza telúrica se siente y donde el paisaje vivo nos envuelve brindándonos una gama de sensaciones placenteras.

Realizando una lectura ambiental del sitio se puede observar su riqueza en flora y fauna “sobre todo en aves y plantas medicinales” resalta la especialista.

Rodríguez enterada del loteamiento del valle y respaldando la iniciativa del grupo generosamente brindó una ponencia para explicar del terrible daño que se causaría a un sitio con el ato valor que posee las Animáis se urbanizara.

Ella agrega que “los asentamientos urbanos transforman los paisajes (…) y los parques urbanos o de bolsillo son artificial ya que la naturaleza nativa es anulada y cementada”.

Por otra parte, los remanentes naturales son reservas dentro de las ciudades y en la época que nos ha tocado vivir: la del calentamiento global “los remanentes son sumideros de dióxido de carbono”.

Mediante un moderno aparato llamado estereoscopio, la arquitecta localizó los remanentes naturales. En la zona central quedan 26 como islas. Lugares que fueron ricos en flora y fauna, pero que medida que se poblaron se trasformaron y muchos animales se desplazaron para sobrevivir.

Toda esta información forma parte de la investigación pionera de la arquitecta con Maestría en Ecología y Conservación y una especialidad en Calidad Ambiental y figura en su libro: Estrategias ambientales en remanentes naturales en la ciudad de La Paz.

En la misma línea detalla las amenazas y riesgos de querer vender terrenos en el Valle de las Ánimas y cita a la ley 1333 de impacto ambiental. A la que se suma las ordenanzas que declaran patrimonio al valle.

También por la riqueza del sitio natural, ella propone que el Valle de las Ánimas debería ser elevado al grado de Monumento Natural Nacional y gestionar esto en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Si te interesa conocer más de este tema, acude a las reuniones del grupo Salvemos el Valle de las Ánimas todos los lunes a las 8.00 pm en el Centro de Arte y Culturas Bolivianas ubicado en la avenida Ecuador casi Pedro Salazar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s